973 954 196

Venta de Seguros

 LA PSORIASIS

LA PSORIASIS

La psoriasis es una enfermedad cutánea crónica que provoca irritación y enrojecimiento de la piel. Aparece como consecuencia de una disfunción en el sistema inmune y puede desarrollarse en cualquier parte del cuerpo, aunque normalmente aparece en la zona de los codos, rodillas o cuero cabelludo; aunque también puede manifestarse en los pliegues de la piel, en las plantas de los pies, en las manos y en las uñas.

Se manifiesta en brotes con periodos de mejoría y de remisión o empeoramiento, pero la enfermedad se desarrolla de una manera particular en cada paciente.

Existen diversos tipos de psoriasis, dependiendo de la forma que presente y de su localización.

SINTOMAS

El principal síntoma de la piel son los parches de piel irritados, rojos y descamativos, conocidos como placas. La piel se agrieta, reseca y presenta un color entre rosa y rojo. El tamaño y la forma de las placas varían en función del paciente e, incluso, en el mismo paciente pueden ser de pocos milímetros o llegar a cubrir zonas corporales extensas. .

Otros síntomas que pueden darse son:

Lesiones genitales en los hombres

Dolor articular

Cambios en las uñas

Caspa abundante en el cuero cabelludo

Uñas engrosadas, picadas o acanaladas

CAUSAS

La psoriasis es una enfermedad muy común no contagiosa. Cualquier puede tenerla, aunque se empieza a desarrollar normalmente entre los 15 y los 35 años. En algunos casos, puede transmitirse de padres a hijos. Los especialistas afirman que quizás se trate de un trastorno autoinmunitario.

Hay afecciones que pueden desencadenar un ataque de psoriasis, como:

Infecciones bacterianas o virales

Aire seco o piel seca

Lesiones en la piel, como cortes, quemaduras y picaduras de insectos

Estrés

Falta de luz solar y, también, excesiva exposición al Sol (quemaduras solares)

Alto consumo de alcohol

PREVENCION

La psoriasis no se puede prevenir. Sin embargo, mantener la piel húmeda y limpia ayuda a reducir la cantidad de reagudizaciones.

DIAGNOSTICO

El diagnóstico de la psoriasis es principalmente clínico y debe realizarlo un experto en dermatología por visualización de las lesiones. En ocasiones, puede resultar difícil de diagnosticar dado que algunos de sus síntomas también son propios de otras enfermedades cutáneas. Asimismo, una maniobra exploratoria clásica es el raspado metódico de Brocq, que se realiza con una cucharilla metálica sobre una placa sin tratar.

TRATAMIENTO

Actualmente, no existe una cura definitiva para la psoriasis. Su tratamiento tiene como objetivo controlar los síntomas y prevenir una infección. Se basa en paliar los síntomas y molestias mediante preparados tópicos (cremas, pomadas o lociones) o de la administración oral de fármacos. Además, también hay técnicas complementarias de fototerapia que ofrecen notables beneficios.

Además, también pueden tenerse en cuenta determinados cuidados en el hogar que pueden ayudar en el tratamiento de la enfermedad; tales como:

Tomar un baño o una ducha diaria.

Darse baños de avena

Mantener la piel limpia y húmeda.

Exponerse a la luz solar, pero teniendo especial cuidado con las quemaduras solares

Realizar técnicas de relajación y antiestrés

Reducir el consumo de alcohol

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.